Uno de los daños más comunes del endoscopio flexible se debe a la invasión de fluidos y residuos. Normalmente se debe a un corte o un agujero en el tubo de inserción, principalmente en la punta, o a una grieta en el cuerpo del endoscopio (junto al mango y el ocular). Al poco tiempo de dañarse el sellado del endoscopio, se produce un desgaste anormal del mismo. Esto puede llevar a la rotura o rigidez de la angulación, pérdida de iluminación, visión empañada, puntos negros en el campo de visión y manchas en el interior de la lente. Se trata de daños costosos de reparar y, por lo general, terminan con la pérdida total del visor, ya que nunca se puede estar seguro de que se hayan eliminado todos los fluidos y de que no haya corrosión o daños en las piezas internas.

Un endoscopio con invasión de líquido pone en peligro la salud del paciente, ya que puede transferir agentes infecciosos durante el procedimiento de endoscopia. Un endoscopio con fugas no puede desinfectarse en gran medida, ya que los líquidos y los residuos del interior interfieren en el proceso de desinfección. Por lo tanto, la comprobación de fugas es un elemento crítico en la prevención de daños en el endoscopio. Cuanto antes se conozca la fuga, menor será el daño. Si no se realiza una prueba de fugas, y durante un periodo de tiempo adecuado, aumentará la posibilidad de que se produzca un daño importante en el endoscopio relacionado con los fluidos.

Hay algunas precauciones que hay que seguir para evitar la fuga del ámbito flexible:

  • Compruebe físicamente el endoscopio antes de cada uso, para asegurarse de que no hay grietas, abolladuras o cualquier cambio físico del tubo de inserción. Por ejemplo, el grosor de la punta puede dañar físicamente al paciente. Asegúrese también de que el cuerpo del endoscopio está en orden, sin grietas y que no hay movimiento en el ocular. Los daños en el ocular pueden deberse al uso de la cámara de endoscopia o a que se ejerza una presión irregular sobre él.
  • Evite poner/usar herramientas afiladas y/o calientes junto al endoscopio flexible.
  • Evite doblar demasiado el tubo de inserción durante el procedimiento y durante la limpieza y desinfección del endoscopio.
  • Realice una prueba de estanqueidad antes de cada uso del visor, preferiblemente con agua.
  • Asegúrese de limpiar y desinfectar el visor con regularidad, y de acuerdo con las instrucciones y normas del fabricante y del Ministerio de Sanidad local.
  • En caso de desinfección por inmersión, evite el exceso de inmersión del endoscopio y asegúrese de que el fabricante del endoscopio recomiende el uso de un desinfectante por inmersión.

Deja una respuesta

¿Busca un producto?
Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.