Existen múltiples razones por las que el vídeo para microscopía se utiliza en hospitales y clínicas privadas. Se utiliza en una variedad de disciplinas diferentes como ORL, odontología, oftalmología, ginecología, etc.

Añadir vídeo a un microscopio tiene muchas ventajas, las principales son:

Comodidad de funcionamiento - Para procedimientos de larga duración o para médicos que trabajan muchas horas de forma continuada. Para liberar la presión sobre los hombros, el cuello y los ojos, un vídeo con una pantalla más grande puede crear una posición de trabajo cómoda.

Calidad del tratamiento - Trabajar delante de una pantalla en la que se amplía la imagen mejora la precisión y también permite que todo el personal médico que participa tome parte activa en el tratamiento, especialmente cuando dos médicos operan al mismo tiempo.

Formación y aprendizaje - Añadir vídeo a un microscopio mejora la calidad de la formación sin interrumpir ni retrasar el tratamiento, sustituyendo una situación en la que los médicos miran directamente a través del ocular (o de un ocular adicional).

Documentación del procedimiento - Esto permite a la clínica añadir fotos y vídeos al expediente del paciente, presentar casos especiales en conferencias y estudios, comercializar y promocionar la experiencia de la clínica entre nuevos pacientes. Además, la documentación puede ayudar en casos raros de problemas legales.

 

Para poder disfrutar de las ventajas del vídeo para el microscopio, éste debe contener un divisor de haz de luz, un accesorio situado entre la parte óptica y el ocular. Sin el divisor de haz, no es posible añadir una cámara de vídeo al microscopio. Cada microscopio tiene su propio divisor de haz, por lo que una cámara de microscopio no tiene por qué ser adecuada para otro microscopio. Sin embargo, hay una gran variedad de fabricantes que cumplen con la marca ZEISS, que es el estándar más común.

 

El siguiente paso es elegir la videocámara más adecuada para su clínica:

  1. La compra de un adaptador de vídeo del fabricante permite conectar cualquier cámara HD o incluso una cámara analógica, siempre que tenga un C-MOUNT o CS-MOUNT. La ventaja es el bajo coste de la cámara, siendo las desventajas el cable de vídeo y el cable de alimentación que salen del microscopio hasta la toma de corriente y la pantalla.
  2. Conectando el adaptador para teléfonos móviles - Los beneficios de la calidad de vídeo 4K sin necesidad de un cable de vídeo o de energía (gracias a la larga capacidad de trabajo de la batería), donde cualquier médico en la clínica puede documentar la operación en su teléfono personal, la principal desventaja es significativamente menor tamaño de la pantalla del teléfono de cualquier pantalla de vídeo.
  3. Conectando un Adaptador para cámaras DSLR que permite una alta calidad de vídeo combinada con la opción de edición de vídeo (muchas cámaras profesionales también ofrecen software de edición) por supuesto sin necesidad de un cable de vídeo o de alimentación, de nuevo la principal desventaja es el tamaño de la pantalla del teléfono que es significativamente menor que cualquier pantalla de vídeo.
  4. Videocámara dedicada que se conecta a cualquier microscopio (para la mayoría de los principales fabricantes). Con esto no hay necesidad de un divisor de haz. Las videocámaras están en HD o 4K calidad, con 16 GB de memoria interna, opción de pedal de pie además de la propia cámara, la capacidad de transmisión inalámbrica para varios dispositivos que soportan WIFI, el software grabado en la cámara alimentada por un ratón inalámbrico sin necesidad de un ordenador. La desventaja de esta opción es el alto costo y no significativamente de las otras alternativas.
  5. Por último, pero no menos importante, puede adquirir un microscopio con cámara de vídeo incorporada que incluye todos los beneficios de la sección anterior

 

 

Deja una respuesta

¿Busca un producto?
Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.